Las oficinas actuales se diseñan bajo patrones de aperturismo y espacios continuos, de tal forma que se integran diferentes espacios en una misma estancia. En ella, todo está vinculado.

¿Cómo se crean unidades dentro de esta continuidad? El reto para los diseñadores de interiores reside principalmente en cómo conseguir compartimentar el espacio sin reducirlo visualmente y sin que resulte un ambiente muy recargado de elementos que rompa la armonía de lo diáfano.

Los biombos y separadores se erigen como una de las fórmulas más prácticas y económicas para diferenciar zonas con una solución flexible y poco invasiva con el entorno de trabajo que se quiere crear con un entorno diáfano.

Junto con los biombos, los separadores en forma de paneles móviles permiten a los diseñadores fraccionar el espacio sin necesidad de recurrir a tabiques opacos que neutralizan la fluidez de la luz.

Los biombos actuales que ponemos a vuestra disposición en Cenlei se dividen en soluciones fijas y móviles. Todas ellas son de fácil instalación, de tal forma que apenas requieren de obra para ello. El resultado: un espacio continuo abierto, moderno, luminoso y profesional.

Desde Cenlei, recomendamos encarecidamente los biombos de cristal. Además de separar espacios cumple una función de ida y vuelta: tienen la cualidad de integrar espacios anexos en un único sistema de trabajo. Además, son fáciles de mantener y su limpieza es sencilla.

Los biombos en la oficia: funciones y aportaciones

A la hora de diseñar una oficina con múltiples estaciones de trabajo, la dicotomía entre espacios cerrados o diáfanos se ha decantado por los segundos. En esta decisión, los biombos separadores cumplen importantes funciones:

Separación de espacios

Por supuesto, su función principal y original es separar en espacios un único entorno. Aunque la tendencia actual pasa irremediablemente por espacios abiertos, disponer de un espacio para cada empleado repercute en su propia productividad y en la calidad de trato al cliente.

La colocación de unos sencillos biombos crea el mismo efecto que las paredes opacas, con la salvedad de que el espacio continua visualmente como un todo.

Concentración

El trabajo en equipo es un requisito imprescindible para cualquier actividad. La hiperespecialización hace que la colaboración entre áreas sea clave para el éxito empresarial. Para favorecer estas dinámicas, los espacios abiertos se han instalado en el diseño de oficinas.

Sin embargo, para determinadas actividades, se requiere de una concentración que no disponer de espacios privados niegan. ¿Cómo centrarse en el desarrollo de un proyecto si estamos asistiendo pasivamente a algunas reuniones que nos son ajenas?

No renuncies a nada en tu oficina o despacho. Por mucha nave en la que emplaces tus oficinas centrales, con la instalación de unos sencillos biombos crearás unidades de trabajo abierto y productivo.

Ambientes privados

Ciertamente, hay tareas y momentos en los que los empleados requieren de una intimidad/espacio en el que no sean molestados por el resto de compañeros. Ojo, no se trata de minar la transparencia en el trabajo sino en crear zonas de confort en las que los trabajadores puedan hablar de una forma privada con otros compañeros, clientes o proveedores.

En definitiva, gracias a la instalación de biombos y separadores construimos espacios de trabajo más versátiles en las que los empleados se sienten confortables, una parte de un todo común, pero en el que se les reconoce su aportación individual, y se favorece su desarrollo profesional. Trascienden, pues, los biombos y separadores, los límites entre lo estético y lo funcional.

¿Necesitas ideas para reformar o crear una nueva oficina? Si necesitas asesoramiento, calidad, rapidez y garantía, estamos a tu disposición para crear espacios de trabajo que inspiren a tus empleados.